Tratamiento facial: imprescindible para Estar siempre bella

tratamiento facial mujer

Es importante realizarse un tratamiento facial, más allá de la rutina básica de belleza diaria, con cierta frecuencia. Permite mantener la piel sana, radiante y hermosa. Recuerda que tu tez es el lienzo sobre el cual aplicarás otros productos como el maquillaje. 

Si la piel de tu rostro no está limpia, tersa y sana, seguramente tendrás aspecto de cansada, parecerá que tienes más edad y te costará más verte bien y atractiva. Por lo tanto, su cuidado debe ser siempre una prioridad para ti.

En este post te quiero mencionar algunas alternativas en tratamiento facial, para que cuides tu rostro como se lo merece. Elige el que más te guste o combina varios de ellos.

Pero, ¿sabes qué es exactamente un tratamiento facial? 

Si quieres saber qué es un tratamiento facial, te mencionamos que consiste en una serie de procedimientos aplicados a la piel del rostro. Tienen la finalidad de limpiarlo, hidratarlo, nutrirlo y/o reafirmarlo. No son invasivos y por lo general resultan sumamente gratificantes y relajantes. 

Son necesarios porque la piel diariamente está expuesta a factores externos que son muy agresivos. Algunos son la polución, la radiación solar, el maquillaje e incluso la misma grasa corporal. Todos ellos pueden obstruir los poros, irritar o dañar el cutis.

Tratamientos faciales profesionales

Los tratamientos faciales profesionales son aquellos que se aplican en centros de estética especializados de la mano de un personal cualificado y con equipos, herramientas o productos de alta gama.

LEER  Cuál es la mejor fruta para la piel

Existen de todas clases, para todas las pieles, con diversas finalidades y a un precio variable. Aquí te mencionamos algunos de los más usuales:

La radiofrecuencia facial

Este tratamiento es uno de los más avanzados que existen para el rejuvenecimiento facial. Consiste en la transmisión de energía térmica a las capas más profundas de la dermis. Su finalidad es la de estimular la producción de colágeno para eliminar o reducir las arrugas y líneas de expresión.

Otro de los beneficios es que el calor emanado sobre la piel ayuda a desintoxicarla, aumentar su nutrición y a oxigenar los tejidos. Todo esto,  como consecuencia de la dilatación de los vasos sanguíneos. 

Este procedimiento no requiere anestesia porque es indoloro. No produce inflamación ni formación de costras. Puede tardar entre 60 y 90 minutos y la persona que lo recibe puede volver de inmediato a su vida normal, sin ningún tipo de contraindicaciones. 

Posterior a este procedimiento, la piel puede enrojecerse ligeramente, pero es un efecto pasajero.

El peeling facial

El peeling facial no es otra cosa que una exfoliación que utiliza cremas a base de sustancias muy especiales. Este procedimiento también ayuda a la limpieza, hidratación y nutrición de la piel. Es de acción superficial y no implica cirugías. 

Puede beneficiar a todo tipo de piel y se recomienda su aplicación a cualquier edad. Su acción principal consiste en remover las células muertas que se acumulan en la tez así como otras impurezas, para dar paso a un rostro luminoso y revitalizado. 

La máscara para cromoterapia

Una de las alternativas más innovadoras disponibles actualmente. Emplea la tecnología de luz led incorporada a una máscara para rostro y cuello. Genera luz en varios colores (cromoterapia) donde cada tono sirve para mejorar un problema específico de la piel.

LEER  ¿Qué fruta es buena para la piel seca?

La luz es proyectada directamente sobre la piel con el fin de lograr resultados como:

  • Estimular la regeneración celular a nivel de la dermis y epidermis.
  • Nutrir e hidratar.
  • Reducir el acné.
  • Disminuir arrugas y líneas de expresión.
  • Incrementar la producción de colágeno y elastina. 
  • Unificar el tono de la tez.

El mesoroller

Esta técnica estética es particularmente efectiva para tratar diferentes alteraciones cutáneas en diversas zonas corporales, no solo del rostro. 

Emplea un rodillo que tiene unas microagujas de acero quirúrgico o titanio, que pueden ser de diversos grosores, de acuerdo a la zona del cuerpo a tratar o al problema específico que se busca resolver.

Las microagujas permiten abrir de forma temporal los poros de la piel lo que ocasiona que se liberen, en la zona tratada, sustancias que estimulan el crecimiento, la regeneración celular y la producción de elastina y colágeno.

Su uso tiene como resultado la disminución de la flacidez, reducción de manchas y mejora de la celulitis. También contribuye a atenuar las estrías, cicatrices y arrugas y evita la pérdida del cabello. 

Tratamientos faciales en casa

Los tratamientos faciales aplicados en centros de estética profesionales son maravillos, nadie lo pone en duda. Sin embargo, hay muchos procedimientos caseros que te pueden ofrecer resultados increíbles

Te permitirán reforzar los que te realices en una estética especializada, al tiempo que ahorras dinero y te consientes en la comodidad de tu hogar. Aquí te dejamos dos que te encantarán:

Mascarilla de claras de huevos 

Son tres los ingredientes estrella que necesitarás para preparar esta mascarilla espectacular: yogurt, claras de huevo y aguacate. Sirve para limpiar profundamente los poros. Te permitirá deshacerte de esos horrorosos puntos negros que tanto detestas. 

LEER  Cómo quitar ojeras en casa

El ácido láctico contenido en el yogurt ablandará la grasa acumulada en los poros. Las proteínas de las claras, por su parte, limpiarán cualquier impureza existente. Por último, el aguacate, con sus aceites naturales, reducirá la inflamación e hidratará profundamente el cutis.

Prepáralo fácilmente batiendo una clara de huevo a punto de nieve, agrega una cucharada de yogurt y luego incorpora medio aguacate. Debe estar muy, muy maduro y bien triturado. Mézclalo todo con movimientos envolventes hasta que te quede una pasta homogénea.

Colócala en tu cara y déjala actuar aproximadamente por 10 minutos. Retírala suavemente con agua tibia. Lo ideal es que la apliques una vez por semana.

Mascarilla de leche

Para una piel bella, suave y saludable usa una mascarilla facial con leche entera, vitamina E y fécula de maíz. En un recipiente mezcla bien una cuchara de leche entera, media cucharada de fécula de maíz y el contenido de una cápsula de vitamina E.

Debe quedarte una mezcla consistente y homogénea que pueda permanecer sobre la superficie de tu cara. Si queda muy blanda, agrega un poco más de fécula de maíz y si queda muy densa, agrega un poco más de leche.

Colócala y déjala actuar de 15 a 20 minutos, luego enjuaga con agua. Úsala semanalmente para que obtengas los mejores resultados.