Cómo se hace un serum facial casero

Existen muchos productos faciales que puedes comprar en la tienda, pero ¿por qué no hacer uno en casa? A continuación, te enseñaremos cómo se hace un serum facial casero.

Para empezar, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1/2 cucharadita de glicerina
  • 1/2 cucharadita de agua
  • 1/2 cucharadita de aceite de jojoba
  • 1 cucharada de vitamina E
  • 15 gotas de aceite esencial (puedes usar aceite de lavanda o aceite de árbol de té)

Una vez que tengas todos los ingredientes, sigue estos pasos:

  1. Mezcla la glicerina y el agua en un recipiente.
  2. Añade el aceite de jojoba y la vitamina E, y mezcla bien.
  3. Añade el aceite esencial y mezcla de nuevo.
  4. Transfiere el serum a un frasco o bote con tapa, y guárdalo en un lugar oscuro y fresco.
  5. Aplica el serum sobre la piel limpia y seca, y masajea suavemente hasta que se absorba por completo.

¡Y eso es todo! Ahora tienes un serum facial casero que puedes usar cuando quieras.

¿Cómo hacer tu propio serum para las arrugas?

Para hacer un buen serum para las arrugas necesitas los siguientes ingredientes:

-1 cucharada de aceite de almendras dulces
-1 cucharada de aceite de argán
-1 cucharada de aceite de jojoba
-1/4 de cucharadita de aceite de vitamina E

Mezcla todos los aceites en un frasco y agítalos para que se mezclen bien. Luego, aplica el serum en tu rostro limpio y masajea suavemente hasta que se haya absorbido por completo.

Este serum te ayudará a combatir las arrugas y a mantener tu piel hidratada y saludable.

LEER  Qué se aplica después del sérum

Cómo debe ser un serum facial

Un buen serum facial debe ser capaz de hidratar la piel en profundidad, así como de nutrirla y protegerla del daño solar.

La elaboración de un serum facial es una tarea relativamente sencilla que requiere de unos pocos ingredientes y utensilios. Lo primero que hay que hacer es limpiar la piel para eliminar impurezas y células muertas. A continuación, se aplica un tónico para equilibrar el pH de la piel. Luego, se aplica el serum con la ayuda de un algodón o una gasa. Por último, se aplica una crema hidratante para completar la rutina de cuidado facial.